La preñada

08 junio 2011

Traicionero y divertido juego también conocido como la embarazada. Necesitamos siete vasos, los iremos llenado de poco en poco, esto es, el primero con poquito, el segundo algo más, el tercero por la mitad... el sexto casi lleno y el séptimo hasta arriba, que apartaremos un poquito, será la preñada.

El Jugador 1 tirará un dado y se tendrá que beber el número correspondiente al que le ha salido. Ese vaso quedará vacío. Si, mientras está vacío, vuelve a salir ese número, el vaso se volverá a llenar con la cantidad que le corresponda -si es el uno un poquito, el dos un poco más... el seis casi lleno-. El jugador al que le salga el número del último vaso con bebida, deberá beberse este y la preñada también. Veámoslo con un ejemplo por si no ha quedado claro.

Pongamos que hay cinco jugadores para no liarnos, pero el juego es apto a partir de dos.

Jugador 1: (Tira el dado y saca un 6, se bebe el sexto vaso, el que está casi lleno, el vaso 6 pasa a estar vacío)
Jugador 2: (Tira el dado y saca un 1, se bebe el primer vaso, el que está prácticamente vacío, los vasos 1 y 6 están vacíos)
Jugador 3: (Tira el dado y saca un 2, se bebe el segundo vaso, los vasos 1, 2 y 6 están vacíos)
Jugador 4: (Tira el dado y saca un 3, se bebe el tercer vaso, los vasos 1, 2, 3 y 6 están vacíos)
Jugador 5: (Tira el dado y saca un 2, se rellena el segundo vaso hasta la altura que estaba originalmente, un poco más que el 1 pero menos que el 3, el jugador no bebe, los vasos 1, 3 y 6 están vacíos)

(así sucesivamente hasta que queda un sólo vaso del 1 al 6 con bebida, por ejemplo el 4)

Jugador 2: (Tira el dado y saca un 4, se bebe el cuarto vaso y el vaso que está lleno, la preñada. Se volverá a empezar desde el principio. Si se quiere añadir emoción, se pueden poner dos embarazadas)

Hay que tener cuidado con este juego pues es traicionero, pero muy divertido y da lugar a piques y chanzas.

Imagen (CC): flequi

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nos reservamos el derecho de borrar los comentarios que nos dé la gana por ofensivos, que vengan poco a cuento, o, sobre todo, por no respetar la ortografía.