El comentarista

15 octubre 2011 4 comentarios
 
De mecánica similar a El Señor del los Anillos, es un juego sencillo. Los jugadores estarán viendo un partido -el deporte será a vuestra elección- y antes de comenzar el lance se sortearán los futbolistas a los jugadores.

Se escogerá a una figura prominente (por ejemplo, si el partido es del Barça, a Xavi), a un futbolista poco nombrado y el resto serán futbolistas normales. Se sorteará por el método que os dé la gana (recomendamos el método de Los Chinos, el primero que acierte elige a un jugador, y así sucesivamente, el que pierda se queda con el crack) o, si hay consenso, los elegiréis.

Cada vez que el jugador sea nombrado por el comentarista, el que lo haya elegido tendrá que beber.

Imagen (CC) | Tim Snell

Hijoputa, cabrón, y tú dos

13 octubre 2011 0 comentarios

Los jugadores se reparten en dos equipos, así que preferiblemente deberemos ser un número par. A cada jugador se le asignará un número del uno al seis, si hay menos de seis jugadores por equipo, algunos jugadores deberán tener varios números. Se tira un dado, y los jugadores de cada equipo que tengan el número que ha salido deberán decir "Hijoputa, cabrón, y tú dos". El equipo completo del jugador que tarde más en decirlo tendrá que beber su vaso.

Veamos el desarrollo del juego con un ejemplo:

Hay seis personas, se dividen en equipos de tres. Los jugadores se reparten los números del 1 al 6 a su conveniencia.

Equipo A: el Jugador 1 participará cuando salgan el 1 y el 2, el Jugador 2 beberá con el 3 y el 4, y el Jugador 3 tendrá que estar alerta para toque el 5 y el 6.
Equipo B: Se han distribuido de una forma diferente. El Jugador 4 beberá cuando salga el 1 y el 4, el Jugador 2 competirá con el 2 y el 5 y el Jugador 6 estará atento al 3 y al 6.

Se tira un dado, sale un 4, rápidamente el Jugador 2 y el Jugador 4 beberán el vaso entero.

Jugador 2: Hijoputa, cabrón, y tú dos.
Jugador 4: Hijo... vale, hemos perdido.

(Acto seguido beberá todo el Equipo B, incluido el Jugador 4)

También beberá La mano inocente -el lanzador del dado- si tira cuando hay algún vaso vacío.

Hay que tener cuidado con este juego, va muy rápido y es fácil pasarse con la bebida, por lo que lo recomendamos para esas situaciones en las que hay que cambiar de sitio -bar, botellonódromo y demás- rápidamente.


Imagen (CC) | Malingering

Los famosos

09 octubre 2011 0 comentarios

Cada jugador dirá el nombre (y apellido) de un famoso, el siguiente tendrá que decir el de otro cuyo nombre de pila comience por la misma letra que el apellido del anterior. Veamos un ejemplo:

Jugador 1: Jennifer López
Jugador 2: (el nombre de pila de su famoso tiene que empezar por ele) Luis Tosar
Jugador 3: (El nombre de pila de su famoso tiene que comenzar por te) Tom Jones
(Evidentemente, el jugador 4 tendría que nombrar a algún famoso cuyo nombre de pila comenzase por jota)

Como es un juego sencillo, deberá desarrollarse con agilidad y teniendo en cuenta que no se puede repetir famoso, que el que usa un apodo salta al siguiente jugador, y que si el famoso tiene la misma letra de inicial de nombre que de apellido, cambia el sentido, esto es, si vamos en dirección de las agujas del reloj el juego pasará a desarrollarse en sentido antihorario. Evidentemente, el que falle, beberá. Veamos un ejemplo para aclarar todas estas reglas:

Jugador 1: Raffaella Carrá
Jugador 2: Chayo Mohedano (salta al siguiente jugador, Chayo es un apodo)
Jugador 4: Megan Fox
Jugador 5: Florentino Fernández (cambia el sentido)
Jugador 4: Umhh, ehhh, no se me ocurre a nadie que empiece por la efe... ¡bebo!

Imagen (CC) roadsidepictures

El verbo

04 octubre 2011 0 comentarios

La mecánica es sencilla. Uno de los jugadores se la queda, se deberá retirar del resto del grupo. El grupo decidirá qué verbo escoger y lo sustituirá por el verbo "follar". Cuando el jugador que se la queda vuelve, los demás tendrán que ir diciendo una frase -que sea verdad- para que lo adivine. Por cada verbo que diga y no acierte beberá medio vaso, cuando lo acierte, todos los demás beberán un vaso. Aclarémoslo con un ejemplo:
Jugadores: Vamos a usar el verbo "lavar"
(Vuelve el Jugador 1, que es el que se la queda)
Jugador 2: En mi casa solo folla mi madre
Jugador 1: ¡Cocinar! (Falla, luego bebe medio vaso)
Jugador 3: Yo follo cada tres días.
Jugador 1: ¡Duchar! (Falla, luego bebe medio vaso)
Jugador 4: Yo me follo la ropa constantemente
Jugador 1: ¡Lavar! (Acierta, luego beben todos menos él y se la queda el Jugador 4, que es al que han pillado)
No es un juego en el que se beba mucho, pero es divertido por la cantidad de equívocos a los que da lugar.

Imagen (CC) aguarate

7, 14, 21

03 octubre 2011 0 comentarios

Para jugar al siete, catorce, veintiuno sólo necesitas cinco dados¹, un cubilete² y un camarero³ majo.

La mecánica es sencilla, se tiran los dados hasta llegar a siete ases -o unos, es undiferente-. El jugador que saca el séptimo as es el encargado de pedir un chupito de lo que quiera ³.

Se siguen tirando los dados hasta que un jugador saca el as número catorce. Ese será el jugador que lo beba.

Se continúa tirando hasta que un jugador alcance el vigésimo primer as, ese jugador será el encargado de pagar el chupito que el primer jugador pidió.

Veamos un ejemplo práctico para despejar las posibles dudas que puedan haber surgido.
Jugador 1: (Saca dos ases y tres dados que no influyen)
Jugador 2:⁴ (Saca cuatro ases y un dado que no influye)
Jugador 3: (Saca tres ases y un dado que no influye, así que van nueve ases, el Jugador 3 ha sacado el séptimo) Tengo que pedir un chupito... por ejemplo uno de ronmiel.
Jugador 4: (Saca cuatro ases y un dado que no influye)
Jugador 5: (Saca dos ases y tres dados que no influyen, van quince ases, como el jugador 5 ha sido quien ha sacado el decimocuarto, será quien lo beba)
Jugador 6: (Saca dos ases y tres dados que no influyen, van diecisiete ases)
Jugador 1: (Saca un as y cuatro dados que no influyen, van dieciocho ases)
Jugador 2: (Saca cuatro ases y un dado que no influye, ha sacado el dado veintiuno y le toca pagar el chupito anterior)
(Se seguiría jugando sin los dados acumulados, esto es, desde el principio)

¹ Hay gente que juega con menos dados -da igual que sean normales o de poker-, incluso con uno sólo para que no haya dudas respecto a contar los ases que pasan de los múltiplos de siete.
² No es necesario tapar las tiradas, es simplemente más cómodo por aquello de las costumbres.
³ Se puede jugar a esto de botellón, pagando los chupitos a un euro y guardando el dinero para un bote posterior.
⁴ Nos han llegado noticias de gente que no deja de tirar hasta que no le salga ningún as, así que concreta las reglas antes de comenzar.

Imagen (CC): losmininos